¿Cómo debemos proteger las mascarillas de la lluvia? ¿Qué hacer si se mojan?

Una de las principales recomendaciones de las autoridades sanitarias para utilizar la mascarilla de forma segura y mantenerla en condiciones óptimas es desecharla si se humedece o se deteriora y sustituirla por otra de forma inmediata.

En este sentido, debemos prestar una especial atención al riesgo de que las mascarillas se humedezcan, ya que perderán su eficacia y contribuirán a la proliferación de microorganismos al ser un foco de contaminación, tal y como recoge la Organización Mundial de la Salud (OMS).

¿Cuáles son los riesgos de la humedad? Estos productos tienen un proceso de diseño y fabricación específico para garantizar una protección óptima.

Sin embargo, al humedecerse por los fluidos corporales o mojarse por el agua de la lluvia sus propiedades pueden verse modificadas y, consecuentemente, se reducirá su capacidad de filtración. Además, es posible que los materiales se degraden, que los elementos de fijación dejen de ser utilizables y que se convierta en un foco de infecciones.

Tal y como explica a Maldita Ciencia el virólogo del Instituto de Salud Carlos III, Pepe Alcamí, «si una mascarilla se moja por nuestro sudor, respiración o saliva debe desecharse porque hay muchas bacterias que pueden crecer y no es higiénico», pero «si se moja por la lluvia la podemos secar y reutilizar».

En cualquier caso, si este elemento de protección se moja puede perder su capacidad de filtración. Pero, ¿cómo podemos proteger la mascarilla de la lluvia ante el aumento de precipitaciones? La mejor opción es salir a la calle siempre con un paraguas que nos proteja de las posibles precipitaciones que puedan producirse a lo largo del día.

También es aconsejable llevar varias mascarillas de repuesto por si es necesario desecharlas y un objeto para conservarlas correctamente. Los expertos desaconsejan guardarlas en bolsas de plástico, en el bolso o en el bolsillo del pantalón para evitar la contaminación y multiplicación de microorganismos. De esta manera, se recomienda utilizar un sobre, una bolsa de tela, de papel o un elemento que favorezca la transpiración.