Cómo conseguir aguantar más en la cama si sufro eyaculación precoz

La eyaculación rápida es uno de los problemas sexuales más frecuentes entre los hombres que ocurre cuando se eyacula antes de lo deseado generando así «una insatisfacción erótica» que «menoscaba el placer físico», destaca el experto del Consultorio de Sexo de 20minutos, Santiago Frago.

Aunque la mayoría de hombres sufrirá eyaculación precoz de forma ocasional, puede convertirse en un problema crónico que requiera atención especializada si sucede en casi todas las relaciones sexuales.

De hecho, puede provocar una pérdida de autoestima, problemas de ansiedad e insatisfacción con la vida sexual y con la relación de pareja, tal y como explican en el Instituto de Urología y Medicina Sexual de Zaragoza.

En algunos casos la causa de este problema es desconocida, aunque hay dos factores que influyen: el físico y el psicológico. «El primero se da en el 90% de los casos, mientras que el segundo ocurre en el 10% restante«, explican desde la clínica especializada en salud sexual masculina Boston Medical Group.

Así, algunas de las causas que pueden provocar este problema están relacionadas con la falta de madurez sexual; la inseguridad o falta de autoestima; con los episodios de ansiedad provocados por motivos diversos, como laborales o económicos, o con el estrés.

Otros factores psicológicos que pueden intervenir en la eyaculación, según Mayo Clinic, serían la preocupación excesiva, el sentimiento de culpa, haber tenido experiencias sexuales tempranas, problemas con la imagen corporal o haber sufrido abuso sexual.

¿Cómo se puede tratar este problema? ¿Qué recomendaciones hay que tener en cuenta? En primer lugar, es importante dedicarse a «sentir con tu pareja y no tanto a hacer sentir a tu pareja», destaca el sexólogo Santiago Frago. De esta manera, «sería interesante que vuestras relaciones fuesen alternantes, eso te permitirá sentir más y pensar menos».

En este sentido, el experto aconseja «diversificar vuestros juegos eróticos» para no depender únicamente de la relación coital. Por otro lado, los ejercicios de suelo pélvico son altamente recomendables «para tonificar la musculatura genital».

En el caso de que esta dificultad se mantenga en el tiempo, sería recomendable consultar con un profesional para que desarrolle una tratamiento terapéutico adaptado.

Existen diferentes opciones de tratamiento que incluyen «técnicas relacionadas con la conducta, anestésicos tópicos, medicamentos y asesoramiento psicológico», indican en Mayo Clinic. Otra opción es practicar ejercicios para estimular la erección y controlar la eyaculación como los ejercicios de Kegel.