¿Cómo se dispersa el coronavirus en el aire? Estas son las claves para evitar el contagio por aerosoles

La posible transmisión del coronavirus a través de los aerosoles es una teoría que cada vez está ganando más importancia para comprender cómo se comporta el SARS-CoV-2. Actualmente continúa el debate sobre esta vía de transmisión, aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Ministerio de Sanidad todavía no lo consideren como una evidencia contrastada, como sí lo es la transmisión por las góticulas que expulsa una persona infectada al estornudar o toser.

El pasado mes de julio, la OMS reconoció que no se descartaba la vía aérea como fuente de transmisión, sobre todo en «algunos lugares cerrados como restaurantes, clubes nocturnos y lugares de culto o de trabajo donde la gente grita, habla o canta», aunque «es urgente realizar más estudios para investigar casos y evaluar su importancia», detalla.

Diversos estudios consideran que este nuevo virus sí está presente en los aerosoles que pueden permanecer durante más tiempo suspendidos en el aire. Recientemente, un grupo de científicos estadounidenses ha publicado un comunicado en la revista Science en la que alertan de que existe «una evidencia abrumadora de que la inhalación del coronavirus representa una vía principal en la transmisión del COVID-19″.

Aunque todavía existen muchas incógnitas sobre el coronavirus, la Organización Colegial de Enfermería ha elaborado una serie de documentos explicativos para entender cómo se dispersa el virus en el aire y qué medidas debemos tener en cuenta para evitar el contagio.

“Los organismos oficiales correspondientes todavía no asumen la vía área como vía de contagio del COVID-19, pero desde la Organización Colegial de Enfermería queremos informar a la población de qué son los famosos aerosoles porque consideramos que cualquier medida de prevención es importante para frenar la expansión de esta pandemia”, destaca el presidente del Consejo General de Enfermería, Florentino Pérez Raya.

Lo primero que debemos saber es que los aerosoles son partículas que desprendemos al hablar o al toser cuyo tamaño es menor a cinco micras, por lo que al pesar menos «permanecen suspendidos más tiempo en el aire y pueden transmitirse hasta los seis metros» de distancia.

Las gotículas pueden tener un tamaño pequeño, esto es, de cinco a 10 micras o de tamaño superior, alcanzando las 100 micras. Esto significa que al pesar más caen antes por su peso «aunque pueden alcanzar hasta el 1,5 o 2 metros de distancia».

¿Cómo se diseminan en el aire? Los aerosoles «no se comportan igual en espacios interiores que exteriores», ya que en aquellos recintos cerrados que carecen de ventilación pueden permanecer en el aire y existen «más probabilidades de que sean inhalados por los que estén en la sala».

Si el espacio interior está ventilado, «la circulación del aire hace que se dispersen los aerosoles» y que su concentración se reduzca. Este riesgo es mucho menor en exteriores «donde se respeta la distancia social y existe ventilación», por lo que «las posibilidades de inhalarlos son más reducidas», añade Pérez Raya.

Para evitar la inhalación de aerosoles y reducir así el riesgo de contagio por coronavirus, los profesionales de Enfermería recomiendan seguir las siguientes pautas: