Cuidados paliativos: ¿en qué momento se vuelven necesarios? ¿Cómo nos pueden ayudar?

El pasado 10 de octubre se celebró el Día Mundial de los Cuidados Paliativos, una fecha para concienciar a la población sobre este ámbito de la salud tan necesario para pacientes, familiares y cuidadores. Cada año en España, cerca de 228.000 personas requieren este tipo de atención y, de ellas, casi 80.000 carece de acceso por un déficit de recursos, tal y como refleja el Atlas de los cuidados paliativos en Europa 2019, que sitúa a España en las últimas posiciones de toda Europa.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los cuidados paliativos «constituyen un planteamiento que mejora la calidad de vida de los pacientes y sus allegados cuando afrontan problemas inherentes a una enfermedad potencialmente mortal».

Así, alivian el sufrimiento mediante la «identificación temprana, la evaluación y el tratamiento correcto del dolor y otros problemas de orden físico, psicosocial o espiritual».

Generalmente, este tipo de cuidados se dirigen a pacientes oncológicos, aunque también se atiende a personas con enfermedades crónicas o en fase avanzada como cardiacas, neurológicas, degenerativas o respiratorias.

Otras afecciones también pueden requerir asistencia paliativa como la insuficiencia renal, enfermedades hepáticas crónicas, esclerosis múltiple, demencia o anomalías congénitas. El dolor es uno de los síntomas más habituales por el que un paciente precisa de este tipo de cuidados que, tal y como explica la OMS, aportan múltiples beneficios:

El enfoque de trabajo en cuidados paliativos se basa en un equipo multidisciplinar con profesionales especializados que den respuesta a las necesidades específicas de estos pacientes que se encuentran en la etapa final de la vida, así como a sus familias o personas cuidadoras.

No obstante, «la realidad es bien distinta y los equipos suelen estar formados por un médico y una enfermera», subraya la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). En casos excepcionales, los pacientes también son tratados por profesionales de psicología y trabajo social.

En este sentido, desde la Sociedad Española de Cuidados Intensivos (SECPAL) han alertado del incremento de personas en España que continúan sin recibir los cuidados paliativos necesarios e insisten en la necesidad de que estos pacientes tengan acceso «a la mejor asistencia posible para que puedan ver aliviado su sufrimiento y disfrutar de la mejor calidad de vida hasta el final», argumenta el presidente de SECPAL, Rafael Mota.