¿Qué relación puede guardar el ojo seco con el empleo de la mascarilla? Más de la que crees

El ojo seco es una enfermedad frecuente por la que la superficie ocular no se encuentra correctamente protegida por la lágrima, por un déficit en la cantidad o en la calidad de la película lagrimal, según la Sociedad Española de Oftalmología. Se manifiesta por un aumento de las molestias, enrojecimiento persistente, cansancio ocular y disminución de la capacidad visual.

Asociada a determinadas condiciones ambientales y laborales, lo cierto es que en esta pandemia se ha verificado que puede estar relacionada con el empleo de la mascarilla. «Tras el confinamiento se ha comprobado un deterioro de la salud ocular debido al uso intensivo de pantallas. Sin embargo, la utilización frecuente y durante largos periodos de tiempo de mascarillas también está mostrando el aumento de la incidencia de ojo seco y un empeoramiento en las personas que padecían esta patología con anterioridad», afirma el doctor Carlos Palomino, jefe del servicio de Oftalmología del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid.

Pero, ¿cómo puede afectar el uso de la mascarilla al ojo?. El oftalmólogo cree que una colocación poco ajustada de la mascarilla en su parte superior puede ser la causa de este incremento de casos. «La parte superior de la mascarilla o ‘chimenea’ es por donde se expulsa predominantemente el aire de la respiración. Esta salida va directamente a los ojos provocando una incidencia mayor de ojo seco», sostiene el especialista. Además, esa parte superior de la mascarilla está conformada por materiales duros que podrían rozar en caso de no llevar bien ajustada la mascarilla los ojos del paciente, agravando así su estado.

Por ello, el doctor recomienda a las personas afectadas por ojo seco, o las que muestren molestias oculares desde que utilizan mascarilla, que intenten ajustar esa parte superior de la mascarilla lo mejor posible, incluso utilizando un esparadrapo hipoalergénico si fuera necesario. «De esta forma conseguiremos que el aire salga por los laterales o por su parte inferior», considera el oftalmólogo, al tiempo que incide en que las personas que puedan notar más sequedad deben saber que una hidratación adecuada disminuye los síntomas de ojo seco.

Otro de los problemas que más están surgiendo con el uso de la mascarilla es el vaho en las gafas. «En primera instancia una pérdida de visión por empañamiento puede parecer banal, pero puede ocasionar problemas graves» alerta el jefe del servicio de Oftalmología del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid. En el caso concreto de las personas mayores incrementa su riesgo de caídas y «también aumenta las posibilidades de un accidente de tráfico en conductores».

«Aunque pueda generarnos molestias, no hay que olvidar que estamos viviendo una pandemia y es imprescindible el uso adecuado de la mascarilla, cubriendo nariz y boca completamente», concluye el doctor Carlos Palomino, recordando que, ante el mínimo síntoma de patología ocular, se acuda a la consulta del especialista sin miedo al contagio ya que los centros sanitarios han diseñado circuitos diferenciados de Covid-19.

El Hospital Quirónsalud Madrid, donde él trabaja, cuenta con la certificación Applus+ Protocolo Seguro frente a la Covid-19, que acredita que el centro cumple con los estándares más exigentes de desinfección en esta pandemia.

Por otro lado, el doctor Javier Pedraz, dermatólogo del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, advierte de que en algunas personas la utilización continua de la mascarilla está afectando a su piel, y sobre todo a aquellas personas con piel atópica (con tendencia a tener la piel más seca) y las que sufrían con anterioridad rosácea, dado que poseen una piel más sensible. «La piel se vuelve más sensible con la mascarilla, ya que cuando la piel está al aire libre está más oxigenada y se conserva mejor«, mantiene.

Según indica, el uso continuado de mascarilla puede provocar dermatitis perioral, un tipo de dermatitis que cursa con lesiones muy parecidas al acné. “Estas lesiones se producen normalmente por estrés, pero el uso continuado de la mascarilla también las causa. Las mascarillas también agravan las dermatitis seborreicas y el acné», añade.

Para prevenir cualquier problema en este sentido, el doctor Pedraz aconseja retirar la mascarilla, pero sólo si es posible, durante periodos de entre 5 y 10 minutos por cada hora para que la piel se oxigene. «También se aconseja tener la piel de la zona que cubre la mascarilla muy hidratada«, sentencia el dermatólogo de Quirónsalud Madrid.