Cómo reconocer y actuar ante una hipoglucemia

En el mundo hay aproximadamente 425 millones de adultos que padecen diabetes, cifra que se calcula en unos cinco millones de España. Muchas de estas personas, para controlar los niveles de glucosa en sangre, tienen que inyectarse insulina o tomar fármacos hipoglucemiantes. Muy efectivos para controlar la diabetes, también pueden provocar hipoglucemias, una complicación frecuente deriva de esta medicación que, si no se trata con rapidez puede derivar en hipoglucemias graves (HG), que puede llegar a ser peligrosas.

Aunque mucha gente, incluso del entorno de las personas con diabetes lo desconozcan, las hipoglucemias son, en palabras de Aureliano Ruiz Salmón, presidente en funciones de la Federación Española de Diabetes (FEDE), “más habituales de lo que se piensa. Según los últimos estudios, más del 50% de las personas con diabetes tipo 1 y casi el 45% de tipo 2 han sufrido, al menos, un episodio de hipoglucemia grave a lo largo del último año”.

El riesgo de sufrir una HG es menor cuanto antes se actúe, y para evitarlo, es importante “informar y formar al entorno para que sepa qué es una hipoglucemia y cómo detectarla y actuar”. Y es que, además de los graves problemas de salud que puede acarrear, los pacientes suelen sentir miedo ante la posibilidad de que ocurra y no tener la suficiente preparación. Para evitar que esto ocurra, FEDE ha puesto en marcha campañas de concienciación como “Una mano a tiempo”.

La hipoglucemia se produce cuando los niveles de glucosa en sangre están muy bajos, por dejado de 70 mg/dl. Al no poder obtener la energía que necesita para funcionar, el organismo empieza a mostrar debilidad y malestar. De no atajarse, puede bajar incluso de los 50 mg/dl, algo que podría tener consecuencias muy graves para la salud.

Este ‘bajón de azúcar’ es una consecuencia de la medicación, suele ser más frecuente en personas con diabetes tipo 1 y suelen producirse por cometer errores en la administración de la medicación, no comer suficientes hidratos de carbono, hacer ejercicio de manera intensa o imprevista o tomar demasiado alcohol.

Los síntomas más frecuentes de la hipoglucemia, según la web hipoglucemiagrave.es, puesta en marcha por la Federación Española de Diabetes (FEDE), Lilly y la Clínica Universidad de Navarra, son:

● Hambre

● Palidez en el rostro

● Sudor frío

● Náuseas

● Irritabilidad

● Ansiedad

● Temblores

● Palpitaciones

Si esta hipoglucemia no se ataja a tiempo puede derivar en hipoglucemia grave y provocar síntomas más graves como:

●Dolor de cabeza

●Falta de concentración

●Confusión

●Debilidad

●Visión borrosa

●Conducta alterada

●Falta de memoria

●Falta de coordinación

●Pérdida de la conciencia

Si la hipoglucemia ocurre durante la noche es frecuente que la persona experimente, sobre todo en el caso de los niños, pesadillas, sudor abundante, llanto y, cuando despierte, confusión y cansancio.

Cuando se produce una HG, las personas afectadas no pueden valerse por sí mismas y necesitará de una tercera persona para poder recuperarse y que no derive en convulsiones, eventos cardiovasculares o coma, las consecuencias más graves de estos episodios.

Es importante actuar en cuanto aparezcan los primeros signos de hipoglucemia, pues el riesgo de las hipoglucemias graves es menor cuanto antes de ataje. Ante los primeros signos, cuando la persona está consciente, deberá comer lo antes posible algo de azúcar fácilmente asimilable por el organismo, como un zumo u otro refresco azucarado, tabletas de glucosa, etc. Además, deberá comprobar sus niveles de glucosa. Si la persona sigue sin encontrarse bien o los niveles de azúcar no se recuperan, se deberá llamar a urgencias para que sea asistida.

En caso de que la persona con diabetes esté inconsciente, la que la acompaña deberá actuar con rapidez,

•Administrar glucagón. Se trata de un medicamento hormonal que toda persona debería tener en casa y que se administra vía subcutánea o intramuscular en caso de hipoglucemia grave. Esta hormona sirve para aumentar de manera rápida los niveles de glucosa en sangre. Después de administrarlo, se deberá llamar a urgencias igualmente.

•En caso de no tener glucagón -o no saber cómo administrarlo- llamar rápidamente a urgencias.

•NUNCA se deberá dar a una persona inconsciente comida o bebida, pues podría sufrir broncoaspiración y obstruir sus vías aéreas.

Hay que estar especialmente en el caso de los niños, pues en el 25% de los casos no perciben que están sufriendo una hipoglucemia grave.