Consejos de la OMS para superar la «fatiga pandémica»

Tras ocho meses de pandemia, una de las consecuencias directas que ha afectado a cerca del 60% de la población europea es la denominada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como «fatiga pandémica». Confinamiento, miedo al contagio, pérdida de seres queridos, de trabajo… El impacto de la emergencia sanitaria ha agotado a una gran cantidad de ciudadanos.

En base a los resultados de encuestas realizadas en los países de la Unión Europea, la OMS ha reconocido que la fatiga es uno de los efectos de la pandemia que más se está incrementando. Pero, ¿cómo se manifiesta? Principalmente, muchos ciudadanos están experimentando sensaciones de estrés, apatía y desmotivación, tal y como asegura la organización internacional en el documento Pandemic fatigue: Reinvigorating the public to prevent COVID-19.

De hecho, los países están notificando más casos de «fatiga pandémica», por la que las personas se sienten desmotivadas para seguir las recomendaciones y restricciones de las autoridades sanitarias. Así, está disminuyendo su esfuerzo por mantenerse informados y las percepciones del riesgo relacionadas con la Covid-19 también se están reduciendo.

«En mitad de esta prolongada emergencia de salud pública, que ha obligado a las personas a vivir con incertidumbre y trastornos durante muchos meses, es de esperar estos niveles de fatiga», ha declarado el director regional de la OMS en Europa, el Dr. Hans Henri Kluge.

Sin embargo, es necesario «revitalizar y reactivar los esfuerzos para abordar los cambiantes desafíos de la Covid-19», ha añadido. Mensajes como el correcto lavado de manos, el uso de mascarillas o mantener la distancia física de seguridad están dejando de ser eficaces entre la población y, por ello, la OMS insta a los países a elaborar planes de acción nacionales en base a estrategias multifactoriales.

Así, recomienda seguir una serie de sugerencias para que la población pueda superar esta sensación y revitalizar el apoyo a las medidas sanitarias de prevención:

Algunos de los signos más evidentes de este problema son el cansancio, indefensión tristeza, preocupación, frustación o la irritabilidad, tal y como detallaba en un artículo el departamento médico de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA, por sus siglas en inglés).

Adaptarse a esta situación puede suponer un auténtico desafío para muchas personas y, por ello, ofrecían una serie de recomendaciones para evitar la «fatiga pandémica»: