¿Qué son los filtros Hepa y por qué se valora ponerlos en los colegios?

Una correcta ventilación se ha convertido en una de las medidas más efectivas para tratar de evitar los contagios por coronavirus, sobre todo, en los lugares públicos y cerrados donde permanece un gran número de personas durante mucho tiempo.

Es el caso de las aulas de los centros educativos, las cuales se recomienda ventilar cada poco tiempo, con el objetivo de que se renueve y purifique el aire del interior. Para esta tarea se ha puesto sobre la mesa la posibilidad de instalar filtros HEPA en las aulas.

Estos filtros High Efficiency Particle Arresting (HEPA) sirven para filtrar partículas presentes en el aire, tales como los ácaros del polvo, los aerosoles, las esporas de moho, los gérmenes y otras sustancias perjudiciales que se encuentran en la atmósfera, así como las sustancias alérgenas, tal y como indica la Biblioteca Nacional de los Estados Unidos.

Algunos centros docentes ya han decidido poner estos sistemas de ventilación en las aulas, aunque otras consejerías de Educación, como la de Castilla-La Mancha, han decidido descartara de momento estos filtros, ya que «no son sustitutos de la ventilación».

De este modo, aunque se instalen estos filtros como una ayuda para la limpieza del aire, la ventilación debe seguir haciéndose. Además, la instalación de estos aparatos debe tener en cuenta «la dimensionalidad del aire, las condiciones del aparato, si sirve para eso o no, la efectividad de la carga eléctrica del edificio, y un seguimiento del aparato», ya que «puede ser perjudicial para la salud», según la consejera Rosana Ana Rodríguez.

El funcionamiento de estos purificadores de aire es sencillo. Contienen una rejilla por la que pasa el aire, capturando todas las partículas perjudiciales y eliminándolas del ambiente. Estos filtros pueden ser un buen complemento para la ventilación, aunque no un sustituto.