Simón alerta de que hay hospitales «en una situación muy crítica» y ve posible un colapso de las UCI en noviembre

«La evolución de la pandemia en España es rápida y ascendente», así lo ha expuesto este lunes el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón. La situación es tan preocupante que se pone el foco en el sistema sanitario. El epidemiólogo, aunque no ha hablado de colapso, señala que existe «una presión importante» e incluso hay hospitales «en situaciones muy críticas».

«Tenemos un 13,7% de ocupación hospitalaria y un 24,2% de ocupación de camas de UCI. No estamos en colapso, pero la presión es muy importante. Sí que hay algún hospital que está ahora mismo en situación muy crítica», ha explicado Simón en la rueda de prensa de este lunes.

El epidemiólogo se ha mostrado preocupado por la situación de la Covid en España y sostiene que es «muy probable que si no se consiguen implementar correctamente todas las medidas que se van proponiendo, la transmisión y la incidencia siga incrementándose rápidamente al menos durante las próximas semanas». Algo que conllevará que a mediados de noviembre «estemos en una situación grave» con muchos ingresos de UCI. «Es muy posible que a mediados de noviembre, quizá en la tercera semana, haya un número de UCI significativo en situación muy muy complicada«, lamenta y añade que «si las medidas que se aplican tiene un impacto rápido puede ser que consigamos evitar ese colapso». Pero dicho impacto en la UCI se observa entre 10 y 20 días después del periodo de transmisión.

La medida más importante, para Simón, es proteger a los grupos más vulnerables ya que son los que tienen «altas probabilidades» de ingresar en UCI. «Sabemos que la estancia en las UCI se alarga sobre todo en las personas de riesgo», agrega y sostiene que es vital «conseguir que los grupos vulnerables estén bien protegidos». Sin embargo, matiza que «esto no significa encerrados» ya que «todos tenemos que ser conscientes» del «riesgo al que los exponemos».

A esto, se une que, en algunos hospitales, la alta ocupación de camas hará que se reduzca gran parte de la actividad programada, algo que las comunidades están tratando de evitar «a toda costa». «Llevará a retrasos en otras enfermedades«, ha manifestado. En cifras, el director de la CCAES ha señalado que hay varias comunidades por encima del 40% de ocupación en UCI y, según los datos del Ministerio de Sanidad, la presión hospitalaria a nivel nacional llega al 13,72% de las camas ordinarias y el 24,24% de cuidados intensivos.

No obstante, pese a la tendencia ascendente y desfavorable, Simón ha precisado que España no está subiendo sus cifras tan rápido como otros países, pero, ha recordado, que se partía de «un punto basal más alto». Desde el viernes hasta este lunes, se han notificado unos 17.000 nuevos casos diarios, que hacen 52.188 nuevos casos y la tasa de incidencia en España es de 410 casos por cada 100.000 habitantes.

Simón ha explicado que la incidencia va aumentando progresivamente ya que aun no se ha notado los efectos de las medidas puestas en marcha por las comunidades autónomas. El otro dato que preocupa es que «el número de casos asintomáticos sigue siendo alto, por encima del 45%», explica el epidemiólogo, quien ha subrayado que la detección precoz de estos casos «sirve de poco» si luego no cumplen el aislamiento. Sobre esto, Simón ha incidido en que si no se cumplen «escrupulosamente las cuarentenas» genera un problema que solo se puede solventar «imponiendo sanciones cuando se tengan que imponer». Sin embargo, ha destacado que somos uno de los países que más pruebas de diagnóstico hacer por 100.000 habitantes, situándose en una tasa de 2.118 test. «Un enorme esfuerzo», aplaude.

Por otro lado, a reclamado «sensatez» a los ciudadanos para evitar la movilidad en situaciones que no sean de estricta necesidad, especialmente ante los posibles desplazamientos por el puente de noviembre por el festivo de Todos los Santos. «Si no es necesario, es mejor quedarse en casa que exponerse o exponer a otros a riesgos», ha avisado.

«Es muy probable que la evolución vaya a seguir incrementando en los meses invernales, no podemos garantizarlo, pero es muy probable», ha expresado el director de la CCAES. Todavía no hay un horizonte esperanzador de la llegada de la vacuna: «Con mucha suerte, antes de finales de año, pero probablemente sea a principios del año que viene y en los primeros meses», ha asegurado.

Por otro lado, una vez que esté, no todos van a tener acceso a ella. Así lo han transmitido desde el Ministerio de Sanidad en los últimos meses y Simón agrega que «la disponibilidad de dosis, en caso de que se pueda disponer de ellas en esas fechas, va a ser progresiva».

«Con lo cual primero habrá que vacunar a unos grupos prioritarios y no podremos vacunar, si todo va bien, a grandes grupos poblacionales hasta la primavera del año que viene». Un periodo de seis meses, como el que ha establecido el nuevo estado de alarma. De momento, dice, tenemos que vivir con el virus porque no hay ni tratamiento eficaz ni vacuna y debemos protegernos y proteger a los demás.