Más evidencia sobre el daño neurológico de la Covid: detectan deterioros equivalentes a envejecer 10 años

Un estudio realizado entre más de 84.000 pacientes británicos de Covid, desde hospitalizados hasta asintomáticos, ha concluido que el SARS-CoV-2 causa daños neurológicos a largo plazo. Algunos pacientes, incluso, presentan un deterioro cerebral equivalente a envejecer 10 años.

Esta nueva investigación, liderada por Adam Hampshire, doctor del Imperial College de Londres, revela unas conclusiones preliminares -el estudio aún no ha sido revisado- preocupantes. Según los científicos, «las personas que se habían recuperado de la Covid, incluidas aquellas que ya habían dejado de reportar síntomas, mostraron déficits cognitivos» de forma crónica.

Estos efectos, conocidos como el ‘largo Covid’, se han hallado en las personas que habían sido hospitalizadas, pero también en aquellos pacientes que había sufrido una Covid leve sin dificultad para respirar, según explican en el estudio publicado en MedRxiv.

En el peor de los casos, los investigadores han detectado casos en los que la infección por Covid se ha vinculado a un deterioro mental equivalente a un envejecimiento del cerebro de unos 10 años.

«Nuestros análisis proporcionan evidencia para apoyar la hipótesis de que la infección por COVID-19 probablemente tiene consecuencias para la función cognitiva que persisten en la fase de recuperación. Los déficits observados variaron según la gravedad de los síntomas respiratorios, pero no presentan diferencias significativas según la edad, nivel educativo u otras variables demográficas y socioeconómicas», reza el informe.

Los efectos varían según la gravedad de la Covid sufrida, pero los pacientes ya recuperados de la infección y sin síntomas, también presentaron deficiencias cognitivas, advierten los investigadores.

Los daños cognitivos detectados en pacientes de Covid «no son insustanciales», sostienen los científicos. Y apoyan esta afirmación en que algunos pacientes que necesitaron ventilación en el hospital presentaron incluso una reducción de las funciones cognitivas «equivalente a un retroceso de una media de 10 años».

El estudio, llamado Great British Intelligence Test, ha analizado las respuestas de 84,285 adultos, la mayoría de Reino Unido. En el cuestionario se recogían, por ejemplo, pruebas para resolver problemas de significado, pruebas de agudeza visual o para evaluar la capacidad de memoria.