¿Puede el coronavirus sobrevivir a una vacuna efectiva?

Uno de los problemas del coronavirus es la cantidad de incógnitas que aún arroja. Una de ellas es saber si cuando esté la vacuna, ésta será suficiente para acabar con la enfermedad o, por el contrario, el virus se volverá endémico.

Tal y como recoge la BBC, los científicos consideran ahora que se trata de un virus epidémico, porque continúa transmitiéndose rápidamente. Por lo tanto, una infección es endémica «cuando forma parte del panorama, una enfermedad que recurrentemente, regularmente o continuamente se repite en un área«, explica Jeffrey Shaman, profesor de ciencias de salud ambiental de la Escuela Mailman de Salud Pública de la Universidad de Columbia, en Nueva York.

Shaman prosigue: «Por ejemplo, la malaria es una infección endémica en África subsahariana, el virus de Nilo occidental es endémico en Estados Unidos, el dengue es endémico en gran parte de Centro y Sudamérica. Y también se considera que la gripe, que tiene una naturaleza altamente estacional, es endémica porque no hemos logrado controlarla».

Shaman ha publicado un estudio en la revista Science sobre el potencial de la Covid para volverse endémico. Para que lo sea, hay varios factores cruciales.

«El principal factor que tiene un impacto en la endemicidad es cuánto dura la inmunidad de una persona infectada y si esta persona es susceptible a una reinfección debido a la disminución de la inmunidad», explica Shaman.

«Todavía no se sabe con certeza cuánto dura la inmunidad de este coronavirus, pero basados en los coronavirus que ya existen y que infectan a la población regularmente, como los coronavirus que causan resfriado, sabemos que la gente se contagia con estos virus una y otra vez«, revela.

Y es que como dice Shaman, hay estudios que revelan que una persona puede contagiarse con un mismo coronavirus hasta tres veces en un año.

Otro factor es la efectividad de la vacuna: ¿Será efectiva y ofrecerá protección a la gente durante largos períodos?

«Si logramos desarrollar una vacuna que genere una respuesta robusta y persistente lograremos evitar que la gente se contagie y por lo tanto evitaremos que virus se vuelva endémico», dice Jeffrey Shaman.

«Esto podría ser algo similar que lo que ocurre con la vacuna de sarampión. El sarampión es una enfermedad sumamente contagiosa, pero la vacuna es muy efectiva y ha logrado reducir la cantidad de contagios», añade.

«Tenemos brotes en comunidades y el virus del sarampión sigue latente pero no tiene la capacidad de transmisión sostenida y no es un virus endémico», explica Shaman.

Pero si la vacuna es efectiva sólo parcialmente, entramos en un caso parecido al de la gripe, cuyas vacunas ofrecen una protección parcial contra el virus y deben ser actualizadas cada año.

Tampoco se puede descartar que el coronavirus sea endémico por zonas o regiones. Según Shaman, las candidatas son zonas con altos niveles de pobreza, hacinamiento, informalidad laboral y poco acceso a los sistemas de salud.

«Este virus ha hecho emerger las desigualdades en salud que existen en las sociedades del mundo desarrollado, donde hemos visto como el virus ha impactado de forma desproporcionada a las comunidades más pobres y a minorías, como en Estados Unidos», dice el doctor.

No obstante, si el virus se vuelve endémico, se podría manejar la infección, aunque no es seguro: «Esa es una posibilidad, pero todavía tenemos muchas incertidumbres, como la cuestión de la inmunidad y las reinfecciones y el hecho de si las reinfecciones serán cada vez menos severas«, explica Shaman.

Este investigador cree que «hay muchas posibilidades pero la erradicación es muy poco probable».

«Lo que esperamos es lograr niveles de la infección que sean controlables y que el virus se vuelva cada vez menos severo, para lograr un equilibrio en el que la endemicidad de este patógeno no sea tan mala para la mayoría de la gente. Ese sería el tipo de estabilidad que nos permitiría vivir con este virus y, a la vez, volver a algún tipo de normalidad«, concluye.