Descubren que al menos un 36% de los enfermos de coronavirus desarrollan problemas neurológicos

Un 36% de las personas que contraen la COVID desarrollan problemas neurológicos que pueden incluir síntomas neuropsiquátricos y cognitivos, según un estudio de la Fundación ACE-Barcelona Alzheimer Treatment & Research Center que publica la revista ‘Frontiers in Aging Neuroscience’.

El estudio, que hace especial incidencia en la población de edad avanzada más castigada por la enfermedad y que tiene demencia, recomienda que la COVID-19 se tenga en cuenta como antecedente en las evaluaciones neurológicas de las personas que la han sufrido.

El estudio, elaborado a través de la revisión de 102 artículos científicos, analiza las afectaciones cognitivas y neuropsiquiátricas, como insomnio, estrés postraumático, depresión o ansiedad que la COVID ocasiona y deduce que estas manifestaciones pueden estar inducidas porque la infección viral afecta al sistema nervioso, a las respuestas inmunitarias e inflamatorias secundarias o incluso por el uso de ventilación mecánica o sedación.

El trabajo también señala el desproporcionado impacto que ha sufrido la población de edad avanzada, no solo en la tasa de hospitalización y mortalidad más alta, sino también en las consecuencias persistentes en su salud.

En este sentido, el estudio reconoce que se desconoce si estas afectaciones cognitivas y neuropsiquiátricas pueden persistir a largo plazo, «pero estudios previos en supervivientes afectados por otros virus respiratorios y enfermedades críticas han encontrado secuelas en algunos pacientes años después de sufrir la enfermedad».

Por eso, recomiendan que las personas que han superado la COVID sean evaluadas periódicamente con revisiones cognitivas y neuropsiquiátricas integrales y cuenten con programas de rehabilitación cognitiva y de salud para quien sufra secuelas a largo plazo. El estudio también señala que las personas con alzhéimer, demencia o deterioro cognitivo han sufrido las consecuencias de las medidas implementadas para frenar la propagación de la pandemia.

La neuróloga Marta Marquie, una de las autoras del estudio, ha insistido en que «a partir de ahora, haber pasado el coronavirus se debe contemplar como antecedente en el estudio neurológico de los pacientes que consultan por deterioro cognitivo, especialmente a partir de los 65 años». Ante esta situación, la Fundación ACE-Barcelona Alzheimer Treatment & Research Center ofrece revisiones gratuitas de memoria, que se pueden hacer a través de una videollamada, y se dirigen a cualquier persona de más de 50 años.

La Fundación ACE ha anunciado que está preparando la quinta edición de La Noche del Alzheimer, una iniciativa solidaria para unir el mundo científico y la sociedad y sensibilizar sobre la necesidad de invertir en investigación para avanzar en la lucha contra la enfermedad y en la atención a las personas con demencia, que este año se celebrará de forma virtual el próximo 2 de diciembre.