¿Tu desayuno es procesado? Cámbialo por alternativas más saludables

El desayuno ostenta el título de ser la comida más importante del día y, si bien todas los son, es cierto que comenzar la jornada con buen pie y el estómago lleno da otra perspectiva para afrontar las responsabilidades y quehaceres cotidianos. Pero, muchas veces, por las prisas o por la costumbre (que no siempre es buena), echamos mano de alimentos ultraprocesados como galletas, cereales con azúcar o bollería envasada que más que ayudarnos en nuestro día a día ponen en riesgo nuestra salud.

Como ya descubrió hace unos días la Organización de Consumidores y Usuarios, muchos españoles añaden en sus listas de la compra productos que, bajo eslóganes como «desayuno para campeones» o «enriquecido con vitaminas y minerales», se publicitan como la mejor opción para la primera comida del día, Sin embargo, al revisar sus valores nutricionales y sus ingredientes, se pueden encontrar grandes cantidades de azúcar, glucosa, otros endulzantes, grasas saturadas, almidones… Por lo que de saludables no tienen nada.

Pese a que no hay un estándar de desayuno saludable, la Federación Española de Nutrición recomienda variar entre lácteos, frutas u hortalizas frescas y algún ingrediente rico en hidratos complejos, como el plan integral. Para completar el desayuno, se pueden añadir fuentes de proteínas y grasas saludables que nos ayuden a afrontar todo el día.

Para desayunar de manera sana y nutritiva, aquí van varias opciones e ideas que, claro está, se pueden amoldar a los gustos personales de cada cual:

Es muy sencillo: simplemente hay que saber el tipo de nutriente que nos aporta cada alimento e ingrediente y mezclarlos según gustos y necesidades nutricionales. Y una vez preparado el desayuno… ¡a por el día!

¿Quieres recibir todas nuestras propuestas de planes para mantenerte en forma? Apúntate y te enviaremos nuestra newsletter.