Consultorio de Psicología: «Percibo que un amigo tiene interés en mí, pero tengo miedo de decirle que me gusta»

Ya puedes leer aquí la nueva entrega del consultorio de Psicología con el que 20minutos pretende ayudar a resolver las dudas y dificultades que puedan tener los lectores (con los amigos, la pareja, la familia, en el trabajo…).

Para plantear tu problema escribe un correo electrónico a consultoriopsicologia@20minutos.es. Aquí tienes las respuestas que ha dado a las cuestiones de esta semana nuestra experta, Mª Jesús Álava Reyes.

PREGUNTA Tengo59 años, con alguna limitación física; no oigo bien, veo solo por un ojo, pero soy totalmente autónoma. Sin embargo con mi familia me siento una inútil, nunca me piden ayuda, siempre sobro, como si fuera una carga. Me siento fatal.

RESPUESTA DE LA EXPERTA Probablemente su forma de quererte es sobreprotegerte; es un error, pero es un error muy humano, que hacen con su mejor intención. Intenta mostrarles tu realidad, tu pena por su falta de confianza en ti. Hazlo más a través de los hechos que de las palabras, para que poco a poco sientan que puedes hacer más cosas de las que creen, que te sientes bien ayudando y colaborando.

Puedes tratar de plasmar tus emociones y tus sentimientos en un escrito que les des en un momento propicio, para que les ayude a reflexionar.

Pero céntrate al máximo en sentirte bien contigo, con tus esfuerzos, con tu realidad, con tus logros diarios. Es crucial que tu bienestar dependa de ti, no de la actuación de los demás. No dejes de creer en ti y ser tu mejor amiga, la mejor compañía en esos momentos difíciles.

PREGUNTA Mi hija ha ido al psicólogo y nos ha comentado que está «embotada emocionalmente» tras una muy mala racha que está pasando. He observado que a veces parece tener problemas para decidir, pensar e incluso no sé si sabe qué siente con claridad.

Temo que esté en una posición muy vulnerable y manipulable, en modo dejarse llevar… ¿Puede tener relación?

RESPUESTA DE LA EXPERTA Cuando una persona está vulnerable emocionalmente es más fácil que se pueda “dejar llevar”, pues su situación de debilidad hace que sea más manipulable por el entorno, o por personas a las que ha concedido ese poder.

Entiendo que tu hija es mayor de edad, pero le puedes decir que la queréis ayudar, que si le parece bien (siempre con su autorización), podéis tener una sesión con su psicólogo para que os diga cómo vosotros podéis ayudar en su situación actual (en estos casos, los psicólogos damos pautas muy concretas a la familia que contribuyen a la mejoría de la paciente; siempre, por supuesto, sin desvelar ningún contenido de lo que vuestra hija haya expresado en el transcurso de sus sesiones de psicología).

Si vuestra hija se negase, quizás por miedo a lo que podáis contar o a perder su privacidad con la terapia, intentad acercaros a ella poniendo en valor todas sus cualidades. Ella necesita volver a recuperar su confianza y subir su autoestima, y ahí la podéis ayudar cada día con vuestra actitud.

PREGUNTA Soy una mujer fuerte por fuera pero por dentro soy muy débil, he tenido que estar siempre con un escudo para poder salir adelante antes las situaciones. Sufro por todo y por todos, y lloro donde nadie puede verme.

Por ejemplo, lo más reciente, mi niña entra a la escuela ahora pero ella nunca se ha separado de mí y estoy sufriendo mucho por dejarla ahí e irme, ella tan indefensa que no voy a estar cerca si le pasa algo, y eso me tiene deprimida. ¿Me puede orientar?

RESPUESTA DE LA EXPERTA Tienes una gran sensibilidad. Probablemente eres una persona muy observadora, reflexiva y sientes con mucha intensidad, pero eso puede hacer que con frecuencia estés vulnerable emocionalmente.

El tema de tu hija es una situación muy común; en realidad, eres tú quien lo pasa fatal, probablemente ella tiene recursos suficientes y se estará integrando bien.

Pero lo más preocupante es cuando manifiestas que sufres por todo y por todos. Hay que trabajar tu bienestar emocional. Es importante que seas consciente que tus “pensamientos”, en gran medida, son los responsables de tus sufrimientos.

Esos pensamientos te están debilitando al máximo; sería aconsejable que siguieras una terapia psicológica que te ayudara a encontrar ese equilibrio emocional, esos recursos que necesitas aplicar a tu realidad, en tu vida diaria.

Cuando logres controlar esos pensamientos tan automáticos, muchas veces catastrofistas, verás cómo mejora tu estado emocional. En el libro ‘La inutilidad del sufrimiento’ detallo cómo combatir esos pensamientos, cómo bajar tu nivel de ansiedad… y cómo ser dueños de nuestras emociones.

No se trata de dejar de ser sensible, se trata de que tu sensibilidad no te cree situaciones de vulnerabilidad emocional. Si en la Seguridad Social tardan mucho en poderte proporcionar esa ayuda psicológica y te resulta difícil afrontar un tratamiento privado puedes ponerte en contacto con fundaciones como la nuestra donde te podemos subvencionar una parte importante del tratamiento, o si tu situación económica es muy precaria podemos intentar darte una BECA de tratamiento. Puedes llamarnos al teléfono 910 837 781. Recuerda que además de preocuparte por todo y por todos, es importante que aprendas a cuidarte y protegerte.

PREGUNTA Hace unos meses un amigo, al que no veía desde hace más de 10 años, se conectó conmigo. Ahora nos vamos conectando a diario, con videollamadas de hasta 6 horas, los dos estamos pasando por un proceso de crecimiento, estudiamos, leemos, nos apoyamos y veo su interés por mí, en su mirada, en su lenguaje corporal, en su atención y entrega, pero siento que estamos bloqueados.

Yo tengo miedo de decirle que me gusta y creo que él está enfocado en hacer crecer sus ingresos económicos y no quiere distraerse con relaciones amorosas, pero no me deja tampoco, le dejo de escribir y el insiste. ¿Qué hago? Siento que esta situación no me ayuda en mi proceso de autosanación.

RESPUESTA DE LA EXPERTA Si tienes claro que vuestros objetivos en este momento son diferentes intenta que tus emociones no te hagan sufrir. No alimentes una relación que te lleva a un callejón sin salida; si tú tienes claro que él está enfocado en el tema económico y no en relaciones amorosas, quien lo va a pasar mal eres tú.

Él ahora lo tiene todo, sus intereses, tu compañía, tu atención, tu afecto…, pero ¿qué ofrece a cambio? Vuestros niveles de compromiso con la otra persona son muy diferentes.

Recuerda que el cariño, como las relaciones amorosas, no se puede forzar ni se pueden exigir, pero a ti te resulta muy difícil mantener este contacto y dejar de sentir lo que ahora mismo estás experimentando.

En el libro ‘Amar sin sufrir’ detallo cómo actuar en estos casos, cómo protegerte emocionalmente y cómo salir de estas situaciones complicadas. De todas formas, toma tú la iniciativa en cuanto a los contactos que establezcáis, él está encantado en seguir con esta dinámica que no le compromete a nada y le produce satisfacción, pero tú cada día te puedes sentir peor.

Distancia esos contactos, limita el tiempo diario y limita también los días. Sigue con ese distanciamiento hasta que tú te encuentres bien. La medida la pones tú, pues eres tú quien más se ha comprometido emocionalmente y quien más puede sufrir.