Expertos cuestionan 50 años de opinión neurocientífica sobre qué diferencia a la inteligencia humana de los animales

Expertos en neurociencia de la Universidad de Leicester, en Reino Unido, han publicado una investigación que rompe con los últimos cincuenta años de opinión neurocientífica, argumentando que la forma en que almacenamos los recuerdos es clave para hacer que la inteligencia humana sea superior a la de los animales, según publica en la revista ‘Trends in Cognitive Sciences’.

Hasta ahora se pensaba y se ha publicado abundantemente que es la ‘separación de patrones’ en el hipocampo, un área del cerebro fundamental para la memoria, que permite que los recuerdos sean almacenados por grupos separados de neuronas para que no se confundan.

Ahora, después de quince años de investigación, el director de Neurociencia de Sistemas de la Universidad de Leicester, Rodrigo Quian Quiroga, cree que, de hecho, lo opuesto a la separación de patrones en el hipocampo humano. Sostiene que, al contrario de lo que se ha descrito en animales, el mismo grupo de neuronas almacena todos los recuerdos. Las consecuencias de esto son de gran alcance, precisa el experto, ya que tal representación neuronal, desprovista de detalles contextuales específicos, explica el pensamiento abstracto que caracteriza a la inteligencia humana.

Quian Quiroga precisa que «en contraste con lo que todo el mundo espera, al registrar la actividad de neuronas individuales, hemos descubierto que existe un modelo alternativo al patrón de separación que almacena nuestros recuerdos«.

«La separación de patrones es un principio básico de la codificación neuronal que excluye la interferencia de la memoria en el hipocampo. Su existencia está respaldada por numerosos hallazgos teóricos, computacionales y experimentales en diferentes especies animales, pero estos hallazgos nunca se han replicado directamente en humanos», explica.

«Se han realizado estudios anteriores en humanos la mayoría de las veces utilizando Functional Magnetic Resource Imagining (fMRI), que no permite registrar la actividad de neuronas individuales -recuerda-. Sorprendentemente, cuando registramos directamente la actividad de neuronas individuales, encontramos algo completamente diferente a lo que se ha descrito en otros animales, lo que bien podría ser una piedra angular de la inteligencia humana».

El estudio argumenta que la falta de separación de patrones en la codificación de la memoria es una diferencia clave en comparación con otras especies, lo que tiene profundas implicaciones que podrían explicar las habilidades cognitivas desarrolladas de forma única en los humanos, como pode.r de generalización y de pensamiento creativo.

El profesor Quian Quiroga cree que deberíamos ir más allá de las comparaciones de comportamiento entre humanos y animales y buscar conocimientos más mecanicistas, preguntándonos qué hay en nuestro cerebro que da lugar al vasto y único repertorio de funciones cognitivas del ser humano.

En particular, sostiene que el tamaño del cerebro o la cantidad de neuronas no pueden explicar únicamente la diferencia, ya que hay, por ejemplo, una cantidad y un tipo de neuronas comparables en el cerebro humano y en el chimpancé, y ambas especies tienen más o menos la misma estructura anatómica. Por lo tanto, nuestras neuronas, o al menos algunas de ellas, deben estar haciendo algo completamente diferente, y una de esas diferencias está dada por la forma en que almacenan nuestros recuerdos.